¿Qué contenedor metálico necesito para mi empresa?

contenedores metalicos

Tipos de contenedores metálicos

Los contenedores metálicos son jaulas o estructuras de metal que permiten el almacenamiento, reciclaje o traslado de todo tipo de piezas, grandes o pequeñas, de un peso considerable. Son muchos los sectores que necesitan contenedores metálicos  y por este motivo existen una gran variedad de modelos que se adaptan a las necesidades de cada empresa y producto.

Para saber cuál es el contenedor metálico que mejor cubre nuestras necesidades, vamos a analizar las categorías más estándar de contenedores metálicos que disponemos y de esta forma sabremos que necesidades cubre cada una:

Contenedores autobasculantes (AB).

Este tipo de contenedor tiene un diseño específico para reciclar y vaciar el contenido de desperdicios, virutas o restos de materiales que generan los fabricados. Con una sola persona y en un espacio de tiempo muy corto, se obtiene un índice de rentabilidad muy alto.

Pueden disponer de un sistema de media luna que permite sujetar la cuba sin afectar al proceso de volteo y a las personas que lo manipulan.

Podemos complementarlo con algunos accesorios según nuestras necesidades, tales como ruedas, conducción mecánica, tapa o cadena.

Contenedor automoción (AT).

Son modelos diseñados para el almacenamiento o transporte de piezas para automóviles. Facilitan el trabajo de los operarios y agilizan los procesos ahorrando en tiempo y espacio. Hay una amplia variedad de este tipo de contenedores ya que según la pieza y sus dimensiones necesitaremos un modelo u otro.

Contenedor apilable (CA).

Este contenedor está indicado para materiales que guarden por si mismos estabilidad propia.

Gracias a su apilación en altura nos garantiza la optimización del almacén o del espacio que se haya habilitado para el almacenaje. Disponemos de diferentes variantes ya que pueden colocarse en palet de madera o metálico, según necesidades y con diversas barras de sujeción para arriostrar los laterales.

Permiten reducir costes de transporte y aprovechar espacio del almacén ya que permiten el almacenamiento en vacío (10 unidades desmontadas en el interior de 1 unidad montada).

Contenedor botellas (CB).

Contenedores monoblock diseñados para el almacenamiento y transporte seguro de botellas. Hay diferentes modelos para varios tipos de botellas y cantidades, según nuestras necesidades.

Contendores cava (CC).

Indicado para el almacenamiento y transporte de botellas de cava. Hay diferentes variantes para diversos tipos de botella y capacidades.

Contendor estantería (CE).

Se compone de una base metálica y cuatro montantes que se colocan sin necesidad de tornillos ni herramientas. Es rápido de montar y desmontar en cualquier lugar y fácil de apilar a la altura que deseemos, facilitando la posibilidad de cambiar nuestro almacén si nuestras necesidades cambian.

Admite el almacenaje de palets, rollos, sacos, paquetería, etc.

Cestón Chapa (CH).

Contenedor habitualmente de chapa ondulada para los 4 frontales y la base que permite el almacenamiento y transporte de piezas pequeñas o medianas, de un peso considerable a un reducido coste, sin necesidad de embalaje. De la misma forma que anteriores modelos, tenemos la posibilidad de apilar los contenedores a diversas alturas para así optimizar el espacio.

Cestón malla (CM).

Características similares al CH pero con los frontales de malla electro-soldada. Igual que el anterior contenedor, este modelo permite el almacenamiento y transporte de piezas de un peso considerable  y permite su apilación en altura.

En ambos modelos podemos añadir a determinadas variantes accesorios como tarjetero  o tapa para perfeccionarlos y que cubran mejor nuestras necesidades.

Contenedor jaula (CJ).

Especialmente diseñado para el almacenaje de materiales con estabilidad propia. Se puede acoplar fácilmente a palets de madera, metálicos, de plástico o plataformas rodantes. Su diseño permite reducir costes de transporte y embalaje al mismo tiempo que reduce espacios de almacenamiento gracias a la posibilidad de desmontar cuando no estén en uso.

Tenemos la posibilidad de incorporar diversos accesorios como bandejas, tapa o ruedas para mejorar su rendimiento.

Contenedor textil (CT).

El modelo CT ha sido creado para el sector textil y es ideal para el almacenamiento de rollos de tela. Pueden ser de diversos materiales para soportar diferentes cantidades de peso.

Contenedor estándar (ST).

El contenedor ST se utiliza tanto para la exposición de productos como para el almacenamiento y/o transporte de todo tipo de mercancías.

Permiten optimizar el espacio gracias a la posibilidad de apilar a diversas alturas.

Si tienes alguna duda o quieres información específica sobre alguno de los contenedores metálicos puedes ponerte en contacto con nosotros a través de marketing@sumal.es y un experto te asesorará y facilitará la información que necesites.